04/07/2017

Compresores exentos de aceite

En múltiples aplicaciones industriales el aire comprimido debe ser necesariamente 100% exento de aceite. Las soluciones tradicionales, con compresores lubricados y uso de filtros de línea posteriores para la eliminación del aceite, pueden llegar a conseguir un aire “técnicamente exento” de aceite. Sin embargo, dado que en los compresores lubricados el aceite entra en contacto directamente con el aire en el proceso de compresión, en aplicaciones sensibles esta solución no es admisible ni eficiente. Las ventajas clave de los compresores exentos de aceite son: un aire sin vapor de aceite ni impurezas, menor mantenimiento, tiempos de parada de producción más reducidos, y menor consumo energético. Al no precisarse filtros internos ni filtros de línea posteriores al compresor para el tratamiento y la eliminación del aceite, como en los compresores lubricados, las pérdidas de presión se reducen de forma ostensible. Mientras en los compresores lubricados se alcanzan temperaturas de compresión entre 85°C y 100 °C, en los compresores exentos de aceite las temperaturas pueden subir hasta 250 °C. Estas elevadas temperaturas tienen una significativa influencia en todos los aspectos del compresor, incluidos los materiales, configuración y tolerancias de los componentes utilizados, determinando unos requerimientos de diseño y fabricación muy exigentes.Compresores exentos de aceiteCompresores exentos de aceite

 

El sector alimentario es uno de los más críticos, ya que el aire que utiliza su maquinaria debe ser de una calidad superior. En los procesos de elaboración se ha tener el máximo cuidado para asegurar la protección de los alimentos contra la contaminación.

El sector químico requiere gases inertes en muchas de sus aplicaciones, así como equipamiento estéril. Estas características hacen imprescindible un alto grado de pureza del aire, por lo que en muchos casos será necesaria una calidad de clase 0, que se consigue con los compresores exentos.

En el sector farmacéutico, a menudo se trabaja con productos estériles, por lo que el aire debe tener una calidad de clase cero, y esta calidad sólo la puede asegurar un compresor exento de aceite. De todos modos, esto no evita el uso de otras herramientas de filtraje para regular el paso de partículas residuales y humedad toleradas.

Nuestras series AL y BOF exentas de aceite son las recomendadas.

Klug Compressors